Quiero ser madre

La palabra más bella Mamá

Tras un proceso de transformación interior cambié ese estilo de vida y conseguí mi sueño. Abrazar a mi propio bebé. El nacimiento de mi hija ha sido la experiencia más bella y vital que he tenido. Nada es comparable con esa revolución física y emocional.

Concebir después de los 40

¿Y si tu viaje hacia la fertilidad fuera parte del proceso de convertirte en madre, donde los altibajos son exactamente aquello que ha de suceder para tomar conciencia de todo lo que dejaste atrás olvidado?

 

Preparándome para una FIV o una IIU

Estar relajada y tranquila durante este proceso puede llegar a ser un auténtico desafío, por lo que te ayudaremos a regular el estrés y a ganar confianza en cada paso del camino.

Infertilidad Secundaria

Buscando mi segundo bebé

Existen cuatro aspectos fundamentales que necesitas tomar en consideración tras haber sido madre: el cuerpo, las emociones, la crianza y la conciliación del mundo laboral – familiar que inciden directamente en tu salud y pueden estar afectando tu fertilidad en estos momentos.

Ovodonación y Adopción Embrionaria

Compartiendo 3 ADN

En materia de infertilidad determinados casos requieren abrir la puerta del llamado Duelo Genético, aunque investigaciones realizadas han demostrado cómo una mujer embarazada puede reprogramar la genética del embrión aunque éste no sea biológicamente suyo.

Violencia Obstétrica

Partos Traumáticos

¿Cómo superar el parto que no esperabas?  Desbloqueando el estrés y las emociones como la rabia, la tristeza, la vergüenza, la impotencia, la indefensión, el asco o incluso la culpa que quedaron atrapadas por dicha vivencia.

Lactancia Materna

Si durante tu embarazo atravesaste un período de estrés de tipo laboral, familiar, económico, social o viviste un parto complicado, probablemente experimentarás dificultades con la lactancia.

Tengo Miedo a un Nuevo Aborto

Cuando tu embarazo se ve interrumpido de forma inesperada, tu corazón se encoge, los sueños e ilusiones se desvanecen y la vida se para. Te ha costado tanto conseguir ese positivo. No has perdido un embarazo, para ti era tu bebé, la oportunidad de ser madre y tu dolor no es proporcional, ni puede ser medido por el número de semanas de gestación.