Quiero ser madre

La palabra más bella Mamá

Tras un proceso de transformación interior puedo decirte que lo he conseguido. Soy mamá a los 50 de una niña preciosa y para mi es lo mejor que he hecho en mi vida. No hay nada comparable con esta experiencia y con el viaje que implica día a día de aprendizaje, gozo y observación mutuos.

Concebir después de los 40

¿Y si tu viaje hacia la fertilidad fuera parte del proceso de convertirte en madre, donde los altibajos son exactamente aquello que ha de suceder para tomar conciencia de todo lo que dejaste atrás olvidado?

 

Preparándome para una FIV o una IIU

Estar relajada y tranquila durante este proceso puede llegar a ser un auténtico desafío, por lo que te ayudaremos a regular el estrés y a ganar confianza en cada paso del camino.

Infertilidad Secundaria

Buscando mi segundo bebé

Existen cuatro aspectos fundamentales que necesitas tomar en consideración tras haber sido madre: el cuerpo, las emociones, la crianza y la conciliación del mundo laboral – familiar que inciden directamente en tu salud y pueden estar afectando tu fertilidad en estos momentos.

Ovodonación y Adopción Embrionaria

Compartiendo 3 ADN

En materia de infertilidad determinados casos requieren abrir la puerta al llamado Duelo Genético, aquel que aparece cuando la fecundación sólo es posible mediante una Ovodonación o Adopción de Embriones.

Mi parto fue difícil y sigo reviviéndolo

Violencia Obstétrica

En numerosas ocasiones me he encontrado con mujeres que han sido sometidas a la llamada “violencia obstétrica” por el personal médico-sanitario durante el parto de sus hijos, el legrado tras un aborto o quizás incluso durante la estancia en el centro hospitalario tras haberles sido practicada una cesárea.

Estoy embarazada y tengo sentimientos contrapuestos

Estar embarazada, a veces, no comporta sentimientos de alegría e ilusión sino todo lo contrario, te invade la tristeza, la desesperanza y no tienes claro qué hacer frente esta situación.

Otras áreas donde aplicar Coaching emocional

El coaching emocional también puede acompañarte a gestionar el nerviosismo, el malestar o la parálisis que te producen ciertos escenarios profesionales o situaciones personales que hacen que tu capacidad y creatividad se vean limitadas.Proyectos donde no consigues avanzar, miedos de cualquier índole o conflictos laborales y personales