Quiero ser madre y no puedo

Un duelo no reconocido

Tras un proceso de transformación interior puedo decirte que lo he conseguido. Soy mamá a los 50 de una niña preciosa y para mi es lo mejor que me ha pasado y he hecho en mi vida, lo más grande con diferencia. No hay nada comparable con esta experiencia y con el viaje que implica día a día de aprendizaje y observación.

Ser madre tardía

Desde la aparición de la píldora anticonceptiva las mujeres han podido decidir cuándo ser madres y preservar así un embarazo no deseado, pero las consecuencias emocionales que se derivan al no conseguirlo, cuando están preparadas para ello, son muy duras en la mayoría de los casos.

Mi tratamiendo de fertilidad no funciona

El fantasma del fracaso se hace presente, el miedo a un nuevo negativo te invade y el nerviosismo aumenta. Afrontar un nuevo proceso vuelve a situarte en el punto de partida y las expectativas pueden verse nuevamente truncadas.

Tengo miedo a un nuevo aborto

Duelo gestacional y perinatal

Cuando tu embarazo se ve interrumpido de forma inesperada, cuando de repente ves que estás sangrando o en la ecografía morfológica aparece un problema de desarrollo, tu corazón se encoge, los sueños e ilusiones se desvanecen y la vida se para.

Ovodonación

Un duelo Genético

En materia de infertilidad dentro de los distintos procedimientos de fecundación in vitro (FIV) se abre la puerta al llamado Duelo Genético. Aquel que aparece cuando la fecundación sólo es posible realizarse mediante una Ovodonación.

Mi parto fue difícil y sigo reviviéndolo

Violencia Obstétrica

En numerosas ocasiones me he encontrado con mujeres que han sido sometidas a la llamada “violencia obstétrica” por el personal médico-sanitario durante el parto de sus hijos, el legrado tras un aborto o quizás incluso durante la estancia en el centro hospitalario tras haberles sido practicada una cesárea.

Estoy embarazada y tengo sentimientos contrapuestos

Estar embarazada, a veces, no comporta sentimientos de alegría e ilusión sino todo lo contrario, te invade la tristeza, la desesperanza y no tienes claro qué hacer frente esta situación.

Otras áreas donde aplicar Coaching emocional

El coaching emocional también puede acompañarte a gestionar el nerviosismo, el malestar o la parálisis que te producen ciertos escenarios profesionales o situaciones personales que hacen que tu capacidad y creatividad se vean limitadas.Proyectos donde no consigues avanzar, miedos de cualquier índole o conflictos laborales y personales