Quiero ser madre

Crear una  familia a veces puede convertirse en un viaje más largo de lo previsto. Hay multitud de razones médicas por las que se pueden tener dificultades en concebir, pero lo primero a tener en cuenta es que quedarte embarazada implicará que tu cuerpo físico, emocional y mental estén equilibrados en su conjunto. Más allá de las anormalidades en los órganos reproductivos esto significará superar obstáculos físicos de diferente índole, como una mala nutrición o grasa corporal inadecuada, problemas con el estrés, traspasar barreras emocionales, modificar pensamientos y creencias que te limitan, así como factores medioambientales.

Acostumbrada a gestionar y conseguir todo aquello que te propones en la vida: estudios, carrera profesional, viajes y relaciones te encuentras en una situación donde no tienes control alguno sobre lo que le está sucediendo a tu Fertilidad. Es más, nunca pensaste que sería tan difícil concebir. Siempre escuchaste historias sobre lo fácil que era quedarte embarazada y cómo debías cuidar de que esto no te sucediera.

Como Coach de Fertilidad  puedo acompañarte a descubrir aquello que se interpone en tu camino hacia la Maternidad, entregándote las herramientas que mejor se adapten a tu situación particular y orientando tus esfuerzos hacia lo que realmente aumentará tus posibilidades de concebir.

 

¿TE IDENTIFICAS CON ALGUNA DE ESTAS PREGUNTAS?

¿Tu día a día se centra básicamente en buscar información de cómo conseguir el embarazo y esto se ha convertido en el “Monotema” de tu vida?

¿Te cuesta relacionarte con familiares y amigas que acaban de ser madres o están embarazadas?

 

¿Te han diagnostico de Infertilidad y te sientes sola en el proceso de búsqueda de tu bebé?

¿Ya has sido mamá y ahora no puedes volver a quedarte embarazada?

 

Recupera las riendas de tu Fertilidad y prepara tu cuerpo durante un período de 12 semanas antes de la concepción para incrementar las posibilidades de éxito. Efectuaremos una revisión holística desde la mirada de la FERTILIDAD NATURAL pues el cuerpo humano es un eco-sistema complejo que hay que atender en su totalidad, donde la parte más pequeña de tu organismo puede estar afectando a todo el resto y ésta puede ser la pieza que falta para que se restablezca el equilibrio natural.