Preparándome para una FIV o una IIU

Antes de iniciar un tratamiento de fertilidad recomendamos previamente preparar el cuerpo tanto a nivel físico como emocional, siendo conveniente iniciar este proceso 12 semanas antes de comenzar el ciclo con el fin de mejorar todas las áreas que afectan a tu salud, tu felicidad y tu fertilidad. Con frecuencia se acude a la reproducción asistida sin dar una oportunidad al cuerpo de recuperar su propio equilibrio natural mediante técnicas más respetuosas que integran diferentes disciplinas.

Estar relajada y tranquila durante este proceso puede llegar a ser un auténtico desafío, por lo que te ayudaremos a regular el estrés y a ganar confianza en cada paso del camino pues trataremos los miedos y bloqueos que se derivan de:

– el diagnóstico recibido
– los tratamientos de hormonación (*)
– la punción ovárica (*)
– la ovodonación / adopción de embriones
– la fecundación
– la transferencia embrionaria (*)
– los imprevistos del proceso
– la beta espera (*)
– los 3 primeros meses de gestación
– el conseguir un embarazo a termino
– el parto
– la cesárea
– el post-parto

(*)fases con mayoria nivel de ansiedad

Trabajaremos con aquellas creencias que te limitan con respecto a la maternidad para que las modifiques por creencias posibilitadoras, creando una base emocionalmente estable que te permita manejar las situaciones de estrés y de miedo más comunes de este proceso.

Estudiaremos qué tratamientos son los más adecuados para potenciar tu fertilidad, bien sea combinar acupuntura, osteopatía, cambios en el estilo de vida, en la alimentación, utilizar suplementos nutricionales y cuidar de tu salud mental-emocional para generar el cambio que tu organismo precisa para quedar embarazada.

La pregunta más importante a formular no es: “¿Cuáles son mis posibilidades de concebir?”, sino: “¿Siento el anhelo de ser madre y estoy dispuesta a conseguirlo?”