Ovodonación y Adopción Embrionaria

En materia de infertilidad determinados casos requieren abrir la puerta al llamado Duelo Genético, aquel que aparece cuando la fecundación solo es posible mediante una Ovodonación o Donación de Embriones. Aquí la mujer/pareja deberá atravesar un período de duelo durante el cual tendrá que admitir el no poder transmitir sus genes, lo que supone un fuerte sentimiento de pérdida, apareciendo preguntas y sentimientos contradictorios: ¿querré a este hijo como querría a un hijo nacido con mis propios genes? o ¿mi hijo querrá más a mi pareja que a mi?

 

Si deseas atravesar este umbral hay una buena noticia para ti. Investigaciones realizadas por el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) han demostrado cómo una mujer embarazada puede reprogramar la genética del embrión aunque éste no sea biológicamente suyo. Las características transmitidas tendrán que ver con rasgos físicos generales, actitudes y expresiones debido a la modificación epigenética producida.
Abordaremos juntas los interrogantes, temores y la ansiedad que genera una decisión de estas características y cómo tratar en el futuro la verdad sobre el origen genético. Desde una mirada sistémica podemos afirmar que aquellos casos donde la adopción de un bebé resultó psicológicamente traumática, lo fue más por el secreto guardado que por la diferencia genética en sí.