Infertilidad Secundaria

Hace unos años concebiste a tu primer bebé y esto fue una gran bendición para ti. Ahora te gustaría que tu hijo/hija tuviera un hermanito/ta con el que compartir juegos y diversión. Quizás tener a tu primer bebé fue fácil pero la realidad es que ahora no consigues quedarte embarazada y esto te hace sentir triste, frustrada. Y te preguntas: ¿qué está sucediendo con mi fertilidad?
Hay 4 aspectos fundamentales que necesitas tener en consideración tras haber sido madre: el cuerpo, las emociones, la crianza y la conciliación del mundo laboral – familiar.

Tu cuerpo ha pasado por un embarazo y un parto. Esto supone una gran tensión y si no le diste el apoyo adecuado después del parto y durante la lactancia, se encontrará agotado y desnutrido.  Los aspectos emocionales y mentales son cruciales cuando se ha vivido un embarazo difícil, un parto traumático, problemas con la lactancia o con lo que supuso reincorporarte al mundo laboral dejando a tu bebé en manos de otros cuidadores. Estos acontecimientos pudieron haber quedado grabados en tu subconsciente y la perspectiva de tener otro bebé se hace un mundo a pesar de desearlo intensamente.

Cuidar y criar a tu primer bebé implicó muchas noches sin dormir, falta de descanso y el estrés que esto supuso para tu cuerpo y mente. Y por último, combinar trabajo y familia se convierte en un gran desafío que puede desembocar en estrés constante, donde las horas que antes disponías para ti probablemente ahora han desaparecido.
Así pues aquí tienes un buen cóctel donde el hecho de agregar otro condimento, es decir, “volver a ser madre” puede tomarte más tiempo del que imaginabas.

¿Cómo te puedo ayudar?
Vamos a revisar qué aspectos emocionales están sin resolver, tus creencias actuales sobre todo lo que tiene que ver con el embarazo y diseñaremos un plan de acción con objetivos para las próximas 12 semanas para mejorar tu salud reproductiva e iniciar tu viaje de regreso hacia la fertilidad.