Sin Salud Emocional, No hay Salud Físca

¿Sabías que las emociones causan las enfermedades?

Hoy voy a contarte cómo las emociones son el origen de muchas enfermedades y de cómo tu cuerpo habla a través de ellas para manifestar el malestar encubierto en su interior.

 

Quizás piensas que la sintomatología que experimentas en tus Ovarios, las Trompas de Falopio y el Útero, nada tiene que ver con tu mundo emocional, pero permíteme decir que esto no es así. Las enfermedades se somatizan y tienen su origen en una causa emocional, una situación que se está viviendo o se ha vivido como un conflicto interior y que finalmente se ha transformado en una afección física.

 

A día de hoy numerosos estudios demuestran cómo nuestro estado de ánimo influye sobre nuestro estado físico. Ya los griegos decían “Mens Sana in Corpore Sano”, y es que nuestro cuerpo emite siempre una reacción de acuerdo a lo que pensamos, sentimos y hacemos. De ahí la conexión entre la mente y el cuerpo. 

 

La Dra. Christiane Northrup con más de 25 años de carrera profesional como ginecóloga y obstetra, detalla con amplitud en su libro “Cuerpo de Mujer, Sabiduría de Mujer” (pincha en el enlace y accederás al libro en pdf)  los diversos orígenes psicosomáticos relacionados con las enfermedades de la mujer. En cuanto a los órganos pelvianos internos se refiere (ovarios, trompas y útero) indica que las afecciones adscritas a ellos están relacionadas con asuntos que tienen que ver con el miedo al abandono, la seguridad económica, la posición social, los hijos y la creatividad. Su experiencia aporta una visión holística de la salud, donde no podemos separar nuestros sentimientos, de nuestras convicciones íntimas ni de las relaciones humanas.

 

Tu fertilidad está ligada intrínsecamente a cómo es tu capacidad para crear abundancia, estabilidad económica y emocional, y para expresar plenamente tu creatividad. La enfermedad se crea cuando te sientes frustrada por no poder efectuar los cambios que necesitas hacer en tu vida. Aquellas relaciones que encuentres estresantes y limitadoras, donde creas no tener ningún control sobre ellas, afectarán adversamente a tus órganos internos. Los patrones y creencias limitantes adquiridas en la infancia, aprendidas en el entorno familiar, serán las que seguirán dirigiéndote en la vida adulta  y condicionándote de forma inconsciente hasta que no interrumpas el circuito que las alimenta. 

 

Así pues, te invito a que reflexiones sobre cómo son o han sido tus relaciones, tu creatividad y tu sensación de seguridad. Los miomas, la endometriosis, las enfermedades de los ovarios y otros trastornos pelvianos son manifestaciones de “energía bloqueada” en la zona de la pelvis que atienden a no creer en la propia capacidad creativa, a estar vinculada en exceso con las emociones de los demás y a buscar la necesidad de aprobación externa. Casos tan duros como son los abusos sexuales en la infancia están asociados con los trastornos del comer, la obesidad, enfermedades somáticas en el sistema genitourinario, adicciones y otros comportamientos autodestructivos. Mientras no reconozcas tu herida y la necesidad de sanarla, mientras estés atascada en su negación, no podrás decirte la verdad a ti misma y los secretos continuarán encerrados en tus células, ocultos al testimonio y la curación. 
Y me preguntarás ¿cómo puedo cambiar esto?
No te culpes por la sintomatología que tu cuerpo experimenta, éste es es único camino que tiene para llamar tu atención. Es la puerta de entrada para transformar, sanar, reparar y dar luz a todos aquellos aspectos ocultos de la sombra, en el inconsciente.
Es momento de parar y analizar qué te está pasando, cómo te estás sintiendo y en qué medida te afecta todo lo que te sucede. Y desde ahí podrás aprender:
– a volver a ti y a descubrir cómo enraizarte y conectar con tu visión interior  
– a ver tus síntomas como una guía a seguir, como un territorio a descubrir, en lugar de luchar contra ellos y creer que son tu mayor impedimento
 – a ver el cuerpo como un amigo que te protege en lugar de un enemigo instalado en tu interior  
– a aprovechar este momento como una oportunidad de curación
 
Según la Dra. Marian Rojas-Estapé, tres son las palabras que tocan el corazón del ser humano:
Por favor, porque abre las puertas a otra persona
Gracias, porque el agradecimiento es la memoria del corazón
– y Perdón, porque es la clave para superar cualquier trauma del pasado  
La felicidad es aprender a vivir el presente habiendo superado las heridas del pasado y mirando con ilusión el futuro.
Si estás dispuesta a crear este cambio en tu vida y crees que puedo acompañarte, contacta conmigo sin compromiso a info@annaferre.com
Por favor ayúdame a difundir este artículo para llegar a más mujeres y parejas que su mayor deseo en este momento es Ser Padres y no lo consiguen. Los problemas de fertilidad se viven en silencio por ser un duelo no reconocido en nuestra sociedad. Alguien cercano a ti podría encontrarse en esta situación y tú no ser consciente de ello. Gracias por tu colaboración.

 

 

 

 

5 1281